ESET reveló formas de agresión contra la mujer en Internet y cómo prevenirla

0
12

Internet se ha convertido en un arma de doble filo para las mujeres, en muchas ocasiones representa la puerta de entrada al acoso y la violencia. En el marco del Día Internacional de la Mujer que se celebra cada 8 de marzo, ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, explica las tres formas de violencia más comunes y comparte recomendaciones de seguridad para el uso de la tecnología.

Chantaje: Ocurre cuando amenazan con revelar información difamatoria o perjudicial sobre una persona si no se paga un determinado precio. En muchos casos el pago no es monetario, sino que puede incluir favores sexuales o control emocional sobre la persona afectada.

Ciberacoso: Tiene que ver con el hostigamiento, humillación e injurias sufridas a través del uso de medios digitales. Comprende la suplantación de la identidad, creación de perfiles falsos online, e incluso la vigilancia a través de spyware o acceso a los perfiles de redes sociales.

Discurso de odio: Cualquier expresión que trivializa, glorifica o incita a la violencia basada en el género. No debe confundirse con la libertad de expresión, que es un derecho universal, pero que tiene limitaciones en tanto entra en contacto con otros derechos.

“De acuerdo con un estudio con datos de entre 2012 y 2014, el 41% de los casos de violencia contra las mujeres en línea fue perpetrado por alguien conocido. Por ello es fundamental no ver a la violencia en línea como un fenómeno separado, sino como un caso más de violencia de género: muchos casos de acoso virtual se generan en un contexto de violencia doméstica”, mencionó Matías Porolli, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica.

Recomendaciones de seguridad tecnológica: Utilizar contraseñas seguras, y no emplear la misma en varios sitios; no caer en los ataques de phishing. No ingresar credenciales o datos personales en sitio que generen desconfianza, ni hacer clic en enlaces que vienen de correos electrónicos falsos o mensajes extraños en redes sociales. Es importante activar la verificación en dos pasos para el acceso a los correos o redes sociales, para recibir un código especial cada vez que se quiera entrar desde un dispositivo no reconocido.

Si se envía información sensible o confidencial, hay que evitar hacerlo desde redes públicas; especialmente de las redes abiertas, de bares o cafés. Las redes hogareñas o las de 3G o 4G de los proveedores de telefonía, son más seguras. En cuanto a dispositivos móviles, se recomienda utilizar un PIN o código de bloqueo para evitar el acceso físico al dispositivo.

Utilizar el cifrado de la información. Así, las fotos, videos y demás contenidos del teléfono no serán accesibles sin la contraseña. Si se necesita borrar información, tener en cuenta que a veces no es suficiente con borrarla del dispositivo. En algunos casos la información sube automáticamente a la nube, y también es necesario borrarla ahí. Utilizar software antivirus. Cualquiera, que sea bueno y conocido.

Si se realiza sexting, es importante tener en cuenta que las aplicaciones de mensajería como WhatsApp cifran los mensajes de extremo a extremo, pero una vez que se envió, el contenido no se borra. Snapchat permite el uso de publicaciones efímeras que sí se borran al cabo de un tiempo, pero nada evita que alguien pueda tomar un screenshot de la pantalla. Por ello, la aplicación más segura es Confide, que elimina los mensajes no sólo de los dispositivos, sino también de los servidores una vez que han sido vistos, y bloquea los intentos de captura de pantalla. Además, permite registrarse con un correo electrónico, sin necesidad de ingresar nuestro número de teléfono, el cual es confidencial.